Artículos y Prensa

Algunas posibilidades terapéuticas del agua en propuestas grupales

psicomotriz7

¿Qué puede ofrecer el agua terapéutica y pedagógicamente orientada?

Ambientación :: Exploración :: Conciencia de sí mismo y de su entorno :: Movimiento y pausa :: Autorregulación :: Habilidades sociales

Ambientación y exploración

del entorno y el propio cuerpo
Descubrir el agua con una actitud positiva-afectiva para conocer y conquistar el entorno, sus características y sus materiales.
Explorar el cuerpo dentro de este medio, sumado al alivio del peso corporal que aporta sensaciones inexploradas, especialmente la de ser sostenido por el agua, registrando y disfrutando la vivencia placentera de la flotación liberada.
Favorecer la conciencia corporal: la densidad del agua enlentece los movimientos y ofrece resistencia, transforma la propiocepción, dando mayor información sensorial que estimula los ajustes posturales.

Movimiento y Pausa

Conquistar distintas posiciones y posturas, adaptando el tono muscular, el equilibrio, la respiración y la combinación de movimientos globales y específicos, en busca del desplazamiento y la independencia acuática con movimientos controlados.
Favorecer movimientos no estructurados: el agua es sensible al más mínimo gesto, reacciona por resonancia, se hace eco del movimiento y el cuerpo toma de ella la fluidez.
Construir el mundo a través del cuerpo: el movimiento expande el mundo, la pausa permite escuchar el cuerpo, y estos ritmos permiten al niño ir creando y organizando espacios para que lo motriz adquiera sentido, superando el funcionamiento “mecánico” y habilitando la funcionalidad para llegar a ser psicomotriz.

Autorregulación

Organizar el ritmo respiratorio a través de la percepción de la inspiración y exhalación: el agua vuelve consciente la respiración y el niño la integra plenamente al juego.
Construir la inmersión a través de logros posturales y respiratorios, la elaboración del espacio acuático (estar adentro, estar abajo) y la flotación a distintas profundidades.
Favorecer la percepción del cuerpo en el mundo y con otros: el agua envuelve, masajea, acaricia sutilmente con cada movimiento, el cuerpo y sus sentidos están siempre globalmente involucrados en lo relacional.

Habilidades Sociales

encuentros y acuerdos
Conocer y aceptar el contacto con otros: el agua es el puente táctil entre el sí mismo y los demás. En el agua no estamos obligados a estar en contacto para tocar y ser tocados, el gesto y el movimiento alcanzan al otro sin tocarlo.
Compartir experiencias placenteras con un Otro que signifique el hacer, que sea espejo de su gesto y posibilite una mayor apertura al mundo externo desde un marco afectivo, aumentando la comunicación desde el dialogo tónico, de lo gestual y lo corporal hacia lo verbal.
Esta nota fue elaborada en base a la experiencia de trabajo en grupos regulares de aprendizaje en El Camino del Agua. Puede ser citada y compartida citando la fuente.
Magdalena Sanz – Lic. en Psicología y Terapeuta corporal
Facundo Ariel Ortiz – Lic. en Psicomotricidad
Natalia Basso – Prof. Nac. de Educación Física
Etiquetas

Deja un comentario